Dinner at MOGLI

Dinner at MOGLI

at Mogli Marbella on 12 October 2021
Photo Views
1
Meal Views
426

Y los vinos y los cócteles. Muy buena selección a cargo de Adrián González, un sumiller con criterio procedente de El Corral de la Morería. Carta de vinos amplia y precios altos. Coctelería de nivel en manos de Luciano Casais.

Mogli (Marbella) Parte 2, la “gastronómica”. Donde verdaderamente sorprende Mogli es en su ambiciosa apuesta gastronómica de alta cocina. Empezando por una cocina capitaneada por Francisco José Aracil, discípulo de Martín Berasategui, y con Óscar González - ex Dani García - al frente del restaurante. Una oferta diferenciada que incluye platos muy trabajados, algunos de magnífica factura. Muy buen producto, conjuntos ligeros, sutiles y armónicos (escuela Martín) y ejecuciones precisas. Buena repostería a cargo de Fabio Quiraz, bodega a precios altos pero con referencias interesantes que permiten beber muy bien, servicio cuidado capitaneado por Filipe Mota y coctelería de nivel. Y una puesta en escena espectacular. Mucho más que lo que cabe esperar de un club de piscina o playa. Ojalá mantengan este nivel con la llegada del invierno y la primavera porque promete alegrías. @moglimarbella

Y los vinos y los cócteles. Muy buena selección a cargo de Adrián González, un sumiller con criterio procedente de El Corral de la Morería. Carta de vinos amplia y precios altos. Coctelería de nivel en manos de Luciano Casais.

Mogli (Marbella) Parte 2, la “gastronómica”. Donde verdaderamente sorprende Mogli es en su ambiciosa apuesta gastronómica de alta cocina. Empezando por una cocina capitaneada por Francisco José Aracil, discípulo de Martín Berasategui, y con Óscar González - ex Dani García - al frente del restaurante. Una oferta diferenciada que incluye platos muy trabajados, algunos de magnífica factura. Muy buen producto, conjuntos ligeros, sutiles y armónicos (escuela Martín) y ejecuciones precisas. Buena repostería a cargo de Fabio Quiraz, bodega a precios altos pero con referencias interesantes que permiten beber muy bien, servicio cuidado capitaneado por Filipe Mota y coctelería de nivel. Y una puesta en escena espectacular. Mucho más que lo que cabe esperar de un club de piscina o playa. Ojalá mantengan este nivel con la llegada del invierno y la primavera porque promete alegrías. @moglimarbella

Buena “cocina dulce” que, además, combinan acertadamente con coctelería: Fresa en texturas con nata y yuzu; Tocino de cielo con cítricos y mandarina; Chocolate y almendras. Petit fours. Impecable expresso martini.

Mogli (Marbella) Parte 2, la “gastronómica”. Donde verdaderamente sorprende Mogli es en su ambiciosa apuesta gastronómica de alta cocina. Empezando por una cocina capitaneada por Francisco José Aracil, discípulo de Martín Berasategui, y con Óscar González - ex Dani García - al frente del restaurante. Una oferta diferenciada que incluye platos muy trabajados, algunos de magnífica factura. Muy buen producto, conjuntos ligeros, sutiles y armónicos (escuela Martín) y ejecuciones precisas. Buena repostería a cargo de Fabio Quiraz, bodega a precios altos pero con referencias interesantes que permiten beber muy bien, servicio cuidado capitaneado por Filipe Mota y coctelería de nivel. Y una puesta en escena espectacular. Mucho más que lo que cabe esperar de un club de piscina o playa. Ojalá mantengan este nivel con la llegada del invierno y la primavera porque promete alegrías. @moglimarbella

Ventresca de atún, tamarindo con salsa de zanahoria y galanga, sobresaliente. Solomillo de vaca al Oporto y carbón con salsa de chalotas, más clásico pero bien ejecutado.

Mogli (Marbella) Parte 2, la “gastronómica”. Donde verdaderamente sorprende Mogli es en su ambiciosa apuesta gastronómica de alta cocina. Empezando por una cocina capitaneada por Francisco José Aracil, discípulo de Martín Berasategui, y con Óscar González - ex Dani García - al frente del restaurante. Una oferta diferenciada que incluye platos muy trabajados, algunos de magnífica factura. Muy buen producto, conjuntos ligeros, sutiles y armónicos (escuela Martín) y ejecuciones precisas. Buena repostería a cargo de Fabio Quiraz, bodega a precios altos pero con referencias interesantes que permiten beber muy bien, servicio cuidado capitaneado por Filipe Mota y coctelería de nivel. Y una puesta en escena espectacular. Mucho más que lo que cabe esperar de un club de piscina o playa. Ojalá mantengan este nivel con la llegada del invierno y la primavera porque promete alegrías. @moglimarbella

Cigala con panceta ibérica e hinojo.
Tartar de calamar con caldo de puchero y caviar.

Mogli (Marbella) Parte 2, la “gastronómica”. Donde verdaderamente sorprende Mogli es en su ambiciosa apuesta gastronómica de alta cocina. Empezando por una cocina capitaneada por Francisco José Aracil, discípulo de Martín Berasategui, y con Óscar González - ex Dani García - al frente del restaurante. Una oferta diferenciada que incluye platos muy trabajados, algunos de magnífica factura. Muy buen producto, conjuntos ligeros, sutiles y armónicos (escuela Martín) y ejecuciones precisas. Buena repostería a cargo de Fabio Quiraz, bodega a precios altos pero con referencias interesantes que permiten beber muy bien, servicio cuidado capitaneado por Filipe Mota y coctelería de nivel. Y una puesta en escena espectacular. Mucho más que lo que cabe esperar de un club de piscina o playa. Ojalá mantengan este nivel con la llegada del invierno y la primavera porque promete alegrías. @moglimarbella

Nigiri de gamba roja con jugo de mejillón; Nigiri de vieira con sobrasada flambeada. El arroz admite capacidad de mejora pero muy agradables, en el tono lujoso que impone el local.

Mogli (Marbella) Parte 1, la japo. A veces hay que dejarse los prejuicios en casa y, aunque la cocina de un “pool club” de moda en Nueva Andalucía pueda levantar recelos, este es el perfecto ejemplo de ello.

Gratamente sorprendido por la ambiciosa apuesta gastronómica de @moglimarbella . Empezando por una cocina capitaneada por Francisco José Aracil, discípulo de Martín Berasategui, y con Óscar González - ex Dani García - al frente del restaurante. Una oferta diferenciada que incluye platos informales y sushi y otros mucho más trabajados, algunos de magnífica factura. Muy buen producto, conjuntos ligeros, sutiles y armónicos (escuela Martín) y ejecuciones precisas. Buena repostería a cargo de Fabio Quiraz, bodega a precios altos pero con referencias interesantes que permiten beber muy bien, servicio cuidado capitaneado por Filipe Mota y coctelería de nivel. Y una puesta en escena espectacular. Mucho más que lo que cabe esperar de un club de piscina o playa. Ojalá mantengan este nivel con la llegada del invierno y la primavera porque promete alegrías.

Uramaki de atún, salmón y lubina con caviar; Uramaki de atún picante; Nigiri de toro con trufa. El arroz admite capacidad de mejora pero muy agradables, en el tono lujoso que impone el local.

Mogli (Marbella) Parte 1, la japo. A veces hay que dejarse los prejuicios en casa y, aunque la cocina de un “pool club” de moda en Nueva Andalucía pueda levantar recelos, este es el perfecto ejemplo de ello.

Gratamente sorprendido por la ambiciosa apuesta gastronómica de @moglimarbella . Empezando por una cocina capitaneada por Francisco José Aracil, discípulo de Martín Berasategui, y con Óscar González - ex Dani García - al frente del restaurante. Una oferta diferenciada que incluye platos informales y sushi y otros mucho más trabajados, algunos de magnífica factura. Muy buen producto, conjuntos ligeros, sutiles y armónicos (escuela Martín) y ejecuciones precisas. Buena repostería a cargo de Fabio Quiraz, bodega a precios altos pero con referencias interesantes que permiten beber muy bien, servicio cuidado capitaneado por Filipe Mota y coctelería de nivel. Y una puesta en escena espectacular. Mucho más que lo que cabe esperar de un club de piscina o playa. Ojalá mantengan este nivel con la llegada del invierno y la primavera porque promete alegrías.

Los aperitivos: crujiente de nori con steak tartare y trufa; ostra con ponzu

Mogli (Marbella) Parte 1, la japo. A veces hay que dejarse los prejuicios en casa y, aunque la cocina de un “pool club” de moda en Nueva Andalucía pueda levantar recelos, este es el perfecto ejemplo de ello.

Gratamente sorprendido por la ambiciosa apuesta gastronómica de @moglimarbella . Empezando por una cocina capitaneada por Francisco José Aracil, discípulo de Martín Berasategui, y con Óscar González - ex Dani García - al frente del restaurante. Una oferta diferenciada que incluye platos informales y sushi y otros mucho más trabajados, algunos de magnífica factura. Muy buen producto, conjuntos ligeros, sutiles y armónicos (escuela Martín) y ejecuciones precisas. Buena repostería a cargo de Fabio Quiraz, bodega a precios altos pero con referencias interesantes que permiten beber muy bien, servicio cuidado capitaneado por Filipe Mota y coctelería de nivel. Y una puesta en escena espectacular. Mucho más que lo que cabe esperar de un club de piscina o playa. Ojalá mantengan este nivel con la llegada del invierno y la primavera porque promete alegrías.