Dinner at La Milla Marbella

Dinner at La Milla Marbella

at La Milla Marbella on 29 June 2020
Photo Views
0
Meal Views
34

Y los vinos. Una carta fantástica, a la altura cualquier grande, y con algunas referencias ajustadas en precio. Invita a beber muy bien.

Primera visita al renovado La Milla después de la tremenda remodelación que se llevaron a cabo este invierno. Instalaciones de lujo a pie de playa para un chiringuito que ya más bien es un restaurante en toda regla. Cocina y bodega de categoría y una sala más confortable y con la decoración más cuidada pero que mantiene su esencia informal y playera. Es inevitable que este salto hacia delante conlleve un aumento en el nivel de exigencia pero conviene ir poco a poco que esto no ha hecho más que empezar.
Luismi Menor entiende el producto, controla bien los puntos de cocción y tiene buen gusto para las combinaciones aunque a veces pueda sobrar alguna última pirueta en el plato. Quizás ascender un último peldaño hacia la excelencia en la materia prima sea el último paso que les queda para convertirse en un restaurante de culto.

César Morales y José Antonio López - que se incorpora tras dejar La Salina - dirigen la sala con acierto y de la magnífica bodega se ocupa Daniel Gallego, con conocimiento y buenas maneras. Añadamos esas vistas que siguen ahí, afortunadamente, y esa ubicación privilegiada a medio camino entre Puente Romano y Marbella Club. Altamente recomendable. @lamillamarbella @chefluismi @sirblackbeluga @barra80 @jose.antonio_lf

Soberbio el salmonte: el lomo cocinado con un pilpil de limón y la cabeza y las espinas fritas hasta dejarlas muy crujientes. Una de las mejores piezas en los últimos tiempos: por tamaño, por punto de cocción, por limpieza de sabor y por la textura de su carne. Y el postre: sobao pasiego con helado de leche merengada.
Primera visita al renovado La Milla después de la tremenda remodelación que se llevaron a cabo este invierno. Instalaciones de lujo a pie de playa para un chiringuito que ya más bien es un restaurante en toda regla. Cocina y bodega de categoría y una sala más confortable y con la decoración más cuidada pero que mantiene su esencia informal y playera. Es inevitable que este salto hacia delante conlleve un aumento en el nivel de exigencia pero conviene ir poco a poco que esto no ha hecho más que empezar.
Luismi Menor entiende el producto, controla bien los puntos de cocción y tiene buen gusto para las combinaciones aunque a veces pueda sobrar alguna última pirueta en el plato. Quizás ascender un último peldaño hacia la excelencia en la materia prima sea el último paso que les queda para convertirse en un restaurante de culto.

César Morales y José Antonio López - que se incorpora tras dejar La Salina - dirigen la sala con acierto y de la magnífica bodega se ocupa Daniel Gallego, con conocimiento y buenas maneras. Añadamos esas vistas que siguen ahí, afortunadamente, y esa ubicación privilegiada a medio camino entre Puente Romano y Marbella Club. Altamente recomendable. @lamillamarbella @chefluismi @sirblackbeluga @barra80 @jose.antonio_lf

Gambas cristal fritas con huevo y caviar; ajoblanco con sardina; alistado a la plancha.
Primera visita al renovado La Milla después de la tremenda remodelación que se llevaron a cabo este invierno. Instalaciones de lujo a pie de playa para un chiringuito que ya más bien es un restaurante en toda regla. Cocina y bodega de categoría y una sala más confortable y con la decoración más cuidada pero que mantiene su esencia informal y playera. Es inevitable que este salto hacia delante conlleve un aumento en el nivel de exigencia pero conviene ir poco a poco que esto no ha hecho más que empezar.
Luismi Menor entiende el producto, controla bien los puntos de cocción y tiene buen gusto para las combinaciones aunque a veces pueda sobrar alguna última pirueta en el plato. Quizás ascender un último peldaño hacia la excelencia en la materia prima sea el último paso que les queda para convertirse en un restaurante de culto.

César Morales y José Antonio López - que se incorpora tras dejar La Salina - dirigen la sala con acierto y de la magnífica bodega se ocupa Daniel Gallego, con conocimiento y buenas maneras. Añadamos esas vistas que siguen ahí, afortunadamente, y esa ubicación privilegiada a medio camino entre Puente Romano y Marbella Club. Altamente recomendable. @lamillamarbella @chefluismi @sirblackbeluga @barra80 @jose.antonio_lf

Sardinas y salmonetitos al espeto.
Primera visita al renovado La Milla después de la tremenda remodelación que se llevaron a cabo este invierno. Instalaciones de lujo a pie de playa para un chiringuito que ya más bien es un restaurante en toda regla. Cocina y bodega de categoría y una sala más confortable y con la decoración más cuidada pero que mantiene su esencia informal y playera. Es inevitable que este salto hacia delante conlleve un aumento en el nivel de exigencia pero conviene ir poco a poco que esto no ha hecho más que empezar.
Luismi Menor entiende el producto, controla bien los puntos de cocción y tiene buen gusto para las combinaciones aunque a veces pueda sobrar alguna última pirueta en el plato. Quizás ascender un último peldaño hacia la excelencia en la materia prima sea el último paso que les queda para convertirse en un restaurante de culto.

César Morales y José Antonio López - que se incorpora tras dejar La Salina - dirigen la sala con acierto y de la magnífica bodega se ocupa Daniel Gallego, con conocimiento y buenas maneras. Añadamos esas vistas que siguen ahí, afortunadamente, y esa ubicación privilegiada a medio camino entre Puente Romano y Marbella Club. Altamente recomendable. @lamillamarbella @chefluismi @sirblackbeluga @barra80 @jose.antonio_lf

El “taco” de puntilla de huevo frito con tartar de atún, yema curada y caviar.
Primera visita al renovado La Milla después de la tremenda remodelación que se llevaron a cabo este invierno. Instalaciones de lujo a pie de playa para un chiringuito que ya más bien es un restaurante en toda regla. Cocina y bodega de categoría y una sala más confortable y con la decoración más cuidada pero que mantiene su esencia informal y playera. Es inevitable que este salto hacia delante conlleve un aumento en el nivel de exigencia pero conviene ir poco a poco que esto no ha hecho más que empezar.
Luismi Menor entiende el producto, controla bien los puntos de cocción y tiene buen gusto para las combinaciones aunque a veces pueda sobrar alguna última pirueta en el plato. Quizás ascender un último peldaño hacia la excelencia en la materia prima sea el último paso que les queda para convertirse en un restaurante de culto.

César Morales y José Antonio López - que se incorpora tras dejar La Salina - dirigen la sala con acierto y de la magnífica bodega se ocupa Daniel Gallego, con conocimiento y buenas maneras. Añadamos esas vistas que siguen ahí, afortunadamente, y esa ubicación privilegiada a medio camino entre Puente Romano y Marbella Club. Altamente recomendable. @lamillamarbella @chefluismi @sirblackbeluga @barra80 @jose.antonio_lf

Combinado de bigotes - alistado de Ayamonte, langostino de Sanlúcar, gamba blanca de Marbella y quisquilla de Motril - de cocciones ajustadas; quisquillas al natural con sus huevas y su cabeza frita; boquerón, Comté y anchoas.

Primera visita al renovado La Milla después de la tremenda remodelación que se llevaron a cabo este invierno. Instalaciones de lujo a pie de playa para un chiringuito que ya más bien es un restaurante en toda regla. Cocina y bodega de categoría y una sala más confortable y con la decoración más cuidada pero que mantiene su esencia informal y playera. Es inevitable que este salto hacia delante conlleve un aumento en el nivel de exigencia pero conviene ir poco a poco que esto no ha hecho más que empezar.
Luismi Menor entiende el producto, controla bien los puntos de cocción y tiene buen gusto para las combinaciones aunque a veces pueda sobrar alguna última pirueta en el plato. Quizás ascender un último peldaño hacia la excelencia en la materia prima sea el último paso que les queda para convertirse en un restaurante de culto.

César Morales y José Antonio López - que se incorpora tras dejar La Salina - dirigen la sala con acierto y de la magnífica bodega se ocupa Daniel Gallego, con conocimiento y buenas maneras. Añadamos esas vistas que siguen ahí, afortunadamente, y esa ubicación privilegiada a medio camino entre Puente Romano y Marbella Club. Altamente recomendable. @lamillamarbella @chefluismi @sirblackbeluga @barra80 @jose.antonio_lf

Tosta de tocino ibérico con tartar de gamba blanca y su cabeza frita.
Primera visita al renovado La Milla después de la tremenda remodelación que se llevaron a cabo este invierno. Instalaciones de lujo a pie de playa para un chiringuito que ya más bien es un restaurante en toda regla. Cocina y bodega de categoría y una sala más confortable y con la decoración más cuidada pero que mantiene su esencia informal y playera. Es inevitable que este salto hacia delante conlleve un aumento en el nivel de exigencia pero conviene ir poco a poco que esto no ha hecho más que empezar.
Luismi Menor entiende el producto, controla bien los puntos de cocción y tiene buen gusto para las combinaciones aunque a veces pueda sobrar alguna última pirueta en el plato. Quizás ascender un último peldaño hacia la excelencia en la materia prima sea el último paso que les queda para convertirse en un restaurante de culto.

César Morales y José Antonio López - que se incorpora tras dejar La Salina - dirigen la sala con acierto y de la magnífica bodega se ocupa Daniel Gallego, con conocimiento y buenas maneras. Añadamos esas vistas que siguen ahí, afortunadamente, y esa ubicación privilegiada a medio camino entre Puente Romano y Marbella Club. Altamente recomendable. @lamillamarbella @chefluismi @sirblackbeluga @barra80 @jose.antonio_lf

Trío de conchas para comenzar el desfile en La Milla, Marbella. Concha fina, bolo y ostra fine de claire.
Primera visita al renovado La Milla después de la tremenda remodelación que se llevaron a cabo este invierno. Instalaciones de lujo a pie de playa para un chiringuito que ya más bien es un restaurante en toda regla. Cocina y bodega de categoría y una sala más confortable y con la decoración más cuidada pero que mantiene su esencia informal y playera. Es inevitable que este salto hacia delante conlleve un aumento en el nivel de exigencia pero conviene ir poco a poco que esto no ha hecho más que empezar.
Luismi Menor entiende el producto, controla bien los puntos de cocción y tiene buen gusto para las combinaciones aunque a veces pueda sobrar alguna última pirueta en el plato. Quizás ascender un último peldaño hacia la excelencia en la materia prima sea el último paso que les queda para convertirse en un restaurante de culto.

César Morales y José Antonio López - que se incorpora tras dejar La Salina - dirigen la sala con acierto y de la magnífica bodega se ocupa Daniel Gallego, con conocimiento y buenas maneras. Añadamos esas vistas que siguen ahí, afortunadamente, y esa ubicación privilegiada a medio camino entre Puente Romano y Marbella Club. Altamente recomendable. @lamillamarbella @chefluismi @sirblackbeluga @barra80 @jose.antonio_lf