Dinner at José Carlos Garcia

Dinner at José Carlos Garcia

at José Carlos Garcia on 17 August 2021
Photo Views
32
Meal Views
401

Y los vinos.

La cocina de José Carlos García responde a un modelo clásico –“micheliniano” podríamos llamarlo – de platos elegantes y bien rematados donde el equilibrio y la armonía son la base. Y en este sentido debemos romper una lanza en favor de esa vanguardia moderada y algo más conservadora que permite disfrutar al gran público de grandes platos creados durante todos estos años de lucidez de la cocina española y que nunca deberían perderse, aunque algunos aficionados puedan echar de menos un punto más de audacia y riesgo en la propuesta. Contribuyen notablemente al conjunto una sala bien dirigida por Lourdes Luque y una de los espacios más espectaculares de Andalucía junto al puerto de Málaga. La bodega y el servicio del vino, sin embargo, necesitan de un impulso que los sitúe a la altura del resto de la propuesta. @jcgrestaurante

Y los vinos.

La cocina de José Carlos García responde a un modelo clásico –“micheliniano” podríamos llamarlo – de platos elegantes y bien rematados donde el equilibrio y la armonía son la base. Y en este sentido debemos romper una lanza en favor de esa vanguardia moderada y algo más conservadora que permite disfrutar al gran público de grandes platos creados durante todos estos años de lucidez de la cocina española y que nunca deberían perderse, aunque algunos aficionados puedan echar de menos un punto más de audacia y riesgo en la propuesta. Contribuyen notablemente al conjunto una sala bien dirigida por Lourdes Luque y una de los espacios más espectaculares de Andalucía junto al puerto de Málaga. La bodega y el servicio del vino, sin embargo, necesitan de un impulso que los sitúe a la altura del resto de la propuesta. @jcgrestaurante

Frutos rojos y yogur. Petitfours. Servicio de café.

La cocina de José Carlos García responde a un modelo clásico –“micheliniano” podríamos llamarlo – de platos elegantes y bien rematados donde el equilibrio y la armonía son la base. Y en este sentido debemos romper una lanza en favor de esa vanguardia moderada y algo más conservadora que permite disfrutar al gran público de grandes platos creados durante todos estos años de lucidez de la cocina española y que nunca deberían perderse, aunque algunos aficionados puedan echar de menos un punto más de audacia y riesgo en la propuesta. Contribuyen notablemente al conjunto una sala bien dirigida por Lourdes Luque y una de los espacios más espectaculares de Andalucía junto al puerto de Málaga. La bodega y el servicio del vino, sin embargo, necesitan de un impulso que los sitúe a la altura del resto de la propuesta. @jcgrestaurante

Pichón con puré de chirivías y cebolla francesa. Impecables mollejas con picota y granada.

La cocina de José Carlos García responde a un modelo clásico –“micheliniano” podríamos llamarlo – de platos elegantes y bien rematados donde el equilibrio y la armonía son la base. Y en este sentido debemos romper una lanza en favor de esa vanguardia moderada y algo más conservadora que permite disfrutar al gran público de grandes platos creados durante todos estos años de lucidez de la cocina española y que nunca deberían perderse, aunque algunos aficionados puedan echar de menos un punto más de audacia y riesgo en la propuesta. Contribuyen notablemente al conjunto una sala bien dirigida por Lourdes Luque y una de los espacios más espectaculares de Andalucía junto al puerto de Málaga. La bodega y el servicio del vino, sin embargo, necesitan de un impulso que los sitúe a la altura del resto de la propuesta. @jcgrestaurante

Alistado, puré de apio bola y ceniza de cebolla. Merluza con su cococha y una beurre blanc de espinacas y guisantes. Lubina, ñoquis de curry, sal de caña de lomo, crema y cuscús de coliflor. Armoniosos y elegantes.

La cocina de José Carlos García responde a un modelo clásico –“micheliniano” podríamos llamarlo – de platos elegantes y bien rematados donde el equilibrio y la armonía son la base. Y en este sentido debemos romper una lanza en favor de esa vanguardia moderada y algo más conservadora que permite disfrutar al gran público de grandes platos creados durante todos estos años de lucidez de la cocina española y que nunca deberían perderse, aunque algunos aficionados puedan echar de menos un punto más de audacia y riesgo en la propuesta. Contribuyen notablemente al conjunto una sala bien dirigida por Lourdes Luque y una de los espacios más espectaculares de Andalucía junto al puerto de Málaga. La bodega y el servicio del vino, sin embargo, necesitan de un impulso que los sitúe a la altura del resto de la propuesta. @jcgrestaurante

Bonito marinado - delicioso - con pepino osmotizado y granos de mostaza; el clásico e inmejorable ajoblanco en su última versión con brevas, caviar de piña y sardina.

La cocina de José Carlos García responde a un modelo clásico –“micheliniano” podríamos llamarlo – de platos elegantes y bien rematados donde el equilibrio y la armonía son la base. Y en este sentido debemos romper una lanza en favor de esa vanguardia moderada y algo más conservadora que permite disfrutar al gran público de grandes platos creados durante todos estos años de lucidez de la cocina española y que nunca deberían perderse, aunque algunos aficionados puedan echar de menos un punto más de audacia y riesgo en la propuesta. Contribuyen notablemente al conjunto una sala bien dirigida por Lourdes Luque y una de los espacios más espectaculares de Andalucía junto al puerto de Málaga. La bodega y el servicio del vino, sin embargo, necesitan de un impulso que los sitúe a la altura del resto de la propuesta. @jcgrestaurante

Quisquilla, crema de aguacate y jugo de pimientos asados. Un plato que lo tiene todo: territorio, cercanía, frescura y plenitud de sabores y texturas. Ostra con caldo de jamón y oloroso, un mar y montaña cargado de unami, muy logrado.

La cocina de José Carlos García responde a un modelo clásico –“micheliniano” podríamos llamarlo – de platos elegantes y bien rematados donde el equilibrio y la armonía son la base. Y en este sentido debemos romper una lanza en favor de esa vanguardia moderada y algo más conservadora que permite disfrutar al gran público de grandes platos creados durante todos estos años de lucidez de la cocina española y que nunca deberían perderse, aunque algunos aficionados puedan echar de menos un punto más de audacia y riesgo en la propuesta. Contribuyen notablemente al conjunto una sala bien dirigida por Lourdes Luque y una de los espacios más espectaculares de Andalucía junto al puerto de Málaga. La bodega y el servicio del vino, sin embargo, necesitan de un impulso que los sitúe a la altura del resto de la propuesta. @jcgrestaurante

Caviar Per Sé Baeri con crema agria. Crema de erizos, manzana verde y tapioca.

La cocina de José Carlos García responde a un modelo clásico –“micheliniano” podríamos llamarlo – de platos elegantes y bien rematados donde el equilibrio y la armonía son la base. Y en este sentido debemos romper una lanza en favor de esa vanguardia moderada y algo más conservadora que permite disfrutar al gran público de grandes platos creados durante todos estos años de lucidez de la cocina española y que nunca deberían perderse, aunque algunos aficionados puedan echar de menos un punto más de audacia y riesgo en la propuesta. Contribuyen notablemente al conjunto una sala bien dirigida por Lourdes Luque y una de los espacios más espectaculares de Andalucía junto al puerto de Málaga. La bodega y el servicio del vino, sin embargo, necesitan de un impulso que los sitúe a la altura del resto de la propuesta. @jcgrestaurante

Los aperitivos del menú “Producto” de José Carlos García: el polvorón de pipas de girasol, sabroso y salado; la oliva líquida de aove con tomillo; la galleta de algas con tobiko; el parfait de ave Label Rouge y batata, muy rico; el pan artesano, la crema de berenjenas asadas y una zurrapa blanca extraordinaria que podrían comercializar por kilos.

La cocina de José Carlos García responde a un modelo clásico –“micheliniano” podríamos llamarlo – de platos elegantes y bien rematados donde el equilibrio y la armonía son la base. Y en este sentido debemos romper una lanza en favor de esa vanguardia moderada y algo más conservadora que permite disfrutar al gran público de grandes platos creados durante todos estos años de lucidez de la cocina española y que nunca deberían perderse, aunque algunos aficionados puedan echar de menos un punto más de audacia y riesgo en la propuesta. Contribuyen notablemente al conjunto una sala bien dirigida por Lourdes Luque y una de los espacios más espectaculares de Andalucía junto al puerto de Málaga. La bodega y el servicio del vino, sin embargo, necesitan de un impulso que los sitúe a la altura del resto de la propuesta. @jcgrestaurante