Dinner at Can Jubany

Dinner at Can Jubany

at Can Jubany on 18 February 2020
Photo Views
0
Meal Views
32

Y los vinos y digestivos. Elegante ese Thibault Liger-Belair Nuits-Saint-Georges La Charmotté 2011; estupenda selección de Armagnacs con ese Darroze Domaine de la Poste 1980 a la cabeza.
Can Jubany lo tiene casi todo: una gran cocina, contundente y sabrosa, una ubicación privilegiada, una sala tremendamente agradable y un servicio excelente. Quizás sólo le falte un mayor reconocimiento. Su Gran Menú de la Trufa es un ejercicio de generosidad y vale mucho más que los 185€ que cuesta. Platos golosos que renuncian a la filigrana técnica en beneficio del sabor y combinaciones probadas y de riesgos muy medidos. Apenas algún altibajo en todo el menú fruto de la acumulación de ingredientes. Sorprende un servicio de sala joven, eficiente y con muy buenas maneras que ejecutó el menú con una cadencia en los platos impecable: quince pases servidos en apenas dos horas. Carta de vinos a precios accesibles que toca todos los palos sin ser una gran carta. @nandujubany_oficial

Queso Tou de Ti.lers (Enrique Canut, Sort) trufado en la casa con confitura de naranja y apio, fantástico; Helado de trufa sobre tarta tatin de manzana crujiente; petit fours; la casa y su huerto.
Can Jubany lo tiene casi todo: una gran cocina, contundente y sabrosa, una ubicación privilegiada, una sala tremendamente agradable y un servicio excelente. Quizás sólo le falte un mayor reconocimiento. Su Gran Menú de la Trufa es un ejercicio de generosidad y vale mucho más que los 185€ que cuesta. Platos golosos que renuncian a la filigrana técnica en beneficio del sabor y combinaciones probadas y de riesgos muy medidos. Apenas algún altibajo en todo el menú fruto de la acumulación de ingredientes. Sorprende un servicio de sala joven, eficiente y con muy buenas maneras que ejecutó el menú con una cadencia en los platos impecable: quince pases servidos en apenas dos horas. Carta de vinos a precios accesibles que toca todos los palos sin ser una gran carta. @nandujubany_oficial

Trufa entera al papillote con panceta y col de invierno. Acostumbrado a comer la trufa laminada o rallada, la pieza entera desvela sabores diferentes: más terrosos y a frutos secos. Bien complementado con unas patatas machacadas con foie gras y col verde.

Can Jubany lo tiene casi todo: una gran cocina, contundente y sabrosa, una ubicación privilegiada, una sala tremendamente agradable y un servicio excelente. Quizás sólo le falte un mayor reconocimiento. Su Gran Menú de la Trufa es un ejercicio de generosidad y vale mucho más que los 185€ que cuesta. Platos golosos que renuncian a la filigrana técnica en beneficio del sabor y combinaciones probadas y de riesgos muy medidos. Apenas algún altibajo en todo el menú fruto de la acumulación de ingredientes. Sorprende un servicio de sala joven, eficiente y con muy buenas maneras que ejecutó el menú con una cadencia en los platos impecable: quince pases servidos en apenas dos horas. Carta de vinos a precios accesibles que toca todos los palos sin ser una gran carta. @nandujubany_oficial

Tuétano de ternera a la brasa con steak tartar y trufa con una acertada ensaladita de escarola y trufa.

Can Jubany lo tiene casi todo: una gran cocina, contundente y sabrosa, una ubicación privilegiada, una sala tremendamente agradable y un servicio excelente. Quizás sólo le falte un mayor reconocimiento. Su Gran Menú de la Trufa es un ejercicio de generosidad y vale mucho más que los 185€ que cuesta. Platos golosos que renuncian a la filigrana técnica en beneficio del sabor y combinaciones probadas y de riesgos muy medidos. Apenas algún altibajo en todo el menú fruto de la acumulación de ingredientes. Sorprende un servicio de sala joven, eficiente y con muy buenas maneras que ejecutó el menú con una cadencia en los platos impecable: quince pases servidos en apenas dos horas. Carta de vinos a precios accesibles que toca todos los palos sin ser una gran carta. @nandujubany_oficial

Canelón de pollo de corral con trufa a la crema. Jugoso, fino, sin saturar el paladar. Quizás el mejor que haya probado junto a aquel de Gaig.
Can Jubany lo tiene casi todo: una gran cocina, contundente y sabrosa, una ubicación privilegiada, una sala tremendamente agradable y un servicio excelente. Quizás sólo le falte un mayor reconocimiento. Su Gran Menú de la Trufa es un ejercicio de generosidad y vale mucho más que los 185€ que cuesta. Platos golosos que renuncian a la filigrana técnica en beneficio del sabor y combinaciones probadas y de riesgos muy medidos. Apenas algún altibajo en todo el menú fruto de la acumulación de ingredientes. Sorprende un servicio de sala joven, eficiente y con muy buenas maneras que ejecutó el menú con una cadencia en los platos impecable: quince pases servidos en apenas dos horas. Carta de vinos a precios accesibles que toca todos los palos sin ser una gran carta. @nandujubany_oficial

Huevo frito trufado con panceta y patatas suflé. Imposible fallar.

Can Jubany lo tiene casi todo: una gran cocina, contundente y sabrosa, una ubicación privilegiada, una sala tremendamente agradable y un servicio excelente. Quizás sólo le falte un mayor reconocimiento. Su Gran Menú de la Trufa es un ejercicio de generosidad y vale mucho más que los 185€ que cuesta. Platos golosos que renuncian a la filigrana técnica en beneficio del sabor y combinaciones probadas y de riesgos muy medidos. Apenas algún altibajo en todo el menú fruto de la acumulación de ingredientes. Sorprende un servicio de sala joven, eficiente y con muy buenas maneras que ejecutó el menú con una cadencia en los platos impecable: quince pases servidos en apenas dos horas. Carta de vinos a precios accesibles que toca todos los palos sin ser una gran carta. @nandujubany_oficial

Guisantes rehogados con espardeñas y trufa. Irreprochable. Combinaciones imbatibles.
Can Jubany lo tiene casi todo: una gran cocina, contundente y sabrosa, una ubicación privilegiada, una sala tremendamente agradable y un servicio excelente. Quizás sólo le falte un mayor reconocimiento. Su Gran Menú de la Trufa es un ejercicio de generosidad y vale mucho más que los 185€ que cuesta. Platos golosos que renuncian a la filigrana técnica en beneficio del sabor y combinaciones probadas y de riesgos muy medidos. Apenas algún altibajo en todo el menú fruto de la acumulación de ingredientes. Sorprende un servicio de sala joven, eficiente y con muy buenas maneras que ejecutó el menú con una cadencia en los platos impecable: quince pases servidos en apenas dos horas. Carta de vinos a precios accesibles que toca todos los palos sin ser una gran carta. @nandujubany_oficial

Burrata con anchoa, erizo de mar y trufa, estupendo, aunque un poco salada la anchoa; Milhojas de pan tostado con trufa, champiñón y foie.

Can Jubany lo tiene casi todo: una gran cocina, contundente y sabrosa, una ubicación privilegiada, una sala tremendamente agradable y un servicio excelente. Quizás sólo le falte un mayor reconocimiento. Su Gran Menú de la Trufa es un ejercicio de generosidad y vale mucho más que los 185€ que cuesta. Platos golosos que renuncian a la filigrana técnica en beneficio del sabor y combinaciones probadas y de riesgos muy medidos. Apenas algún altibajo en todo el menú fruto de la acumulación de ingredientes. Sorprende un servicio de sala joven, eficiente y con muy buenas maneras que ejecutó el menú con una cadencia en los platos impecable: quince pases servidos en apenas dos horas. Carta de vinos a precios accesibles que toca todos los palos sin ser una gran carta. @nandujubany_oficial

Los aperitivos del Gran Menú de la Trufa en Can Jubany: Mantequilla de trufa negra con costra de pan; Tripa de bacalao crujiente con trufa; Aceituna arbequina hecha en casa con trufa; Macaron - muy dulce - con alcaparras, sardina ahumada y puré de calabaza; Merengue con requesón de cabra, sobrasada y miel de romero; Nuestra versión del Pollo al ast. Un preludio brillante para lo que estaba por venir.

Can Jubany lo tiene casi todo: una gran cocina, contundente y sabrosa, una ubicación privilegiada, una sala tremendamente agradable y un servicio excelente. Quizás sólo le falte un mayor reconocimiento. Su Gran Menú de la Trufa es un ejercicio de generosidad y vale mucho más que los 185€ que cuesta. Platos golosos que renuncian a la filigrana técnica en beneficio del sabor y combinaciones probadas y de riesgos muy medidos. Apenas algún altibajo en todo el menú fruto de la acumulación de ingredientes. Sorprende un servicio de sala joven, eficiente y con muy buenas maneras que ejecutó el menú con una cadencia en los platos impecable: quince pases servidos en apenas dos horas. Carta de vinos a precios accesibles que toca todos los palos sin ser una gran carta. @nandujubany_oficial